Igor Smirnow (szachista)

Igor Smirnow, ukr. Ігор Смирнов (ur. 28 października 1987 w Sewastopolu) – ukraiński szachista, arcymistrz od 2008 roku.

Kilkukrotnie stawał na podium mistrzostw Ukrainy juniorów, m.in wholesale jordan socks. w latach 2001 (III m. w kategorii do 14 lat) oraz 2002 (dz. I-III m. w kategorii do 16 lat). W 2002 i 2003 r. dwukrotnie reprezentował swój kraj na drużynowych mistrzostwach Europy juniorów do 18 lat (dwukrotnie zdobywając srebrne medale: 2002 – drużynowy, 2003 – indywidualny), poza tym w 2003 r. był uczestnikiem olimpiady juniorów (do 16 lat), na której ukraińscy szachiści zdobyli srebrne medale.

W 2002 r. odniósł dwa sukcesy w turniejach rozegranych w Ałuszcie, w jednym zwyciężając wspólnie z Olgą Aleksandrową, a w drugim zajmując II m. za Denisem Jewsiejewem, w obu turniejach wypełniając normy arcymistrzowskie (tytuł otrzymał jednak dopiero w 2008 r., po spełnieniu warunku rankingowego). W 2004 r. zwyciężył (wspólnie z Romanem Kalenikiem) w Sewastopolu. W 2007 r. zajął I m thermos stainless steel water bottle. w otwartym turnieju w Iljiczewsku, podzielił również III m. (za Jurijem Wowkiem i Michajło Oleksienko, wspólnie z Hrantem Melkumjanem) we Lwowie oraz był drugi (za Wołodymyrem Eryomenko) w Azowie. W 2008 r. podzielił I m. (wspólnie z m.in. Jurijem Drozdowskim, Jarosławem Żerebuchem i Eduardem Andriejewem) w memoriale Jefima Gellera w Odessie.

Najwyższy ranking w dotychczasowej karierze osiągnął 1 stycznia 2009 r., z wynikiem 2505 punktów zajmował wówczas 56. miejsce wśród ukraińskich szachistów.

Milanesa

La milanesa es un filete fino, normalmente de carne vacuna, pasado por huevo batido y luego por pan rallado, que se cocina frito o (menos comúnmente) al horno. Por extensión, se llama milanesa a cualquier rebanada de un ingrediente rebozado y frito: hay así milanesas de pollo, de pescado, de soja, de berenjena o de mozzarella, entre otros ingredientes.

No se conoce el origen de esta receta, aunque hay muchos mitos al respecto. Su nombre español proviene de la ciudad italiana de Milán. Desde fines de siglo xix ―debido a la gran inmigración italiana que llegó a la Cuenca del Plata― es una comida típica de la cocina argentina, boliviana, chilena, paraguaya, mexicana y uruguaya.

La milanesa puede ser consumida «al plato» (generalmente con una guarnición como ensalada, puré o papas fritas) o en sandwich (sándwich de milanesa) en Argentina water tumbler glass, Bolivia y Paraguay (“milanesa al pan” en Uruguay). Este sándwich puede llevar sólo milanesa o incluir lechuga, tomate, huevo, jamón o queso o todos estos ingredientes, en cuyo caso se lo llama “completo”.

La milanesa es conocida como

La polémica sobre el país de origen de la milanesa ha durado mucho y perdura, aunque nada parece indicar que el origen es lombardo. Muchos son los que piensan que es de origen austríaco. En la segunda mitad del siglo XIX, las varias invasiones austríacas sobre el norte de Italia difundieron el gusto por la milanesa en Viena.

Inmigrantes de ambos países llevaron este platillo a varios países hispanoamericanos.

Tradicionalmente, la milanesa se hace con ternera o carne de res, pero también se puede preparar con pollo o cerdo.

En los países donde es usual consumir carne de ternera, como Argentina, Bolivia, Paraguay o Uruguay, se prefieren las milanesas de este tipo. Normalmente se las prepara con los siguientes cortes: nalga (también denominada pulpa), peceto, cuadrada, lomo, cuadril y bola de lomo.

También se las hace de pescado y pollo. En algunas regiones, si se hacen con el cuarto trasero del pollo, se las denomina «milanesas de pollo», y si se hacen con la pechuga del pollo, supremas.[cita requerida]

Tanto en Argentina como en Bolivia y Uruguay se consumen también milanesas vegetarianas, hechas con soja en lugar de carne animal. No obstante, Bordeloise señala que incluir en la misma categoría a los vegetales rebozados es un «error insalvable», y se los debería llamar de otro modo.

La milanesa a la napolitana es una milanesa frita cubierta con salsa de tomate, jamón cocido, queso (mozzarella, fresco, cuartirolo o Port-Salut) y especias (orégano, pimienta y ají molido) y se termina de cocinar al horno. A pesar de su nombre, no es originaria de Nápoles sino de Buenos Aires: fue creada alrededor de 1940 en el hoy desaparecido restaurante “Nápoli” (propiedad de José Nápoli), ubicado en el el bajo porteño, frente al Luna Park thermos stainless steel water bottle.

La milanesa a caballo es una milanesa frita de carne vacuna con dos huevos fritos encimados (cuando es sólo uno, se llama “milanesa a medio caballo”). Generalmente se acompaña con una guarnición de papas fritas. En Chile, este plato se llama “milanesa a lo pobre” y lleva también cebolla.

La milanesa a la provenzal se hace con ajo y perejil en el huevo del rebozado.

La chuleta valluna es un plato típico de la región colombiana de Valle del Cauca y la cultura afrocolombiana del Pacífico. Es una milanesa preparada generalmente con un corte magro de lomo de cerdo (aunque puede emplearse res o pollo) que se sirve acompañada de arroz, rodajas de tomate, cebolla, limón, tajadas fritas de plátano maduro o papas fritas y una bebida llamada lulada.

Otras formas no tan tradicionales son:

La milanesa teziuteca es una variante de carne rebozada oriunda de Teziutlán (en el Estado de Puebla). Se desconoce desde dónde llegó el nombre tradicional de este platillo. Hacia el año 1732, los habitantes de Teziutlán aún no conocían los cortes de las reses, sin embargo era costumbre que los hacendados que ofrecían el servicio de comida para viajeros que iban hacia Xalapa o Martínez de la Torre pedían de sus ganados filetes finos para guisarlos. Para utilizar la menor cantidad de carne posible, agregaron diferentes ingredientes y utilizaron las carnes de menor calidad, para que fuera chiclosa y mantuviera ocupada la mandíbula del comensal. El capeado era lo más grueso posible y tenía sabor a huevo.